No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Ciencia

"No miren arriba": la ciencia detrás de la nueva película de Netflix

¿Qué tan probable es que un cometa mortal colisione contra la Tierra? ¿Cómo se prepara la comunidad científica para enfrentar este conflicto y alertar al público? Desde Filo.News le preguntamos a Amy Mainzer, Dra. en Astronomía, científica líder en detección de asteroides y defensa planetaria y asesora científica de la película. 

 
"No miren arriba": la ciencia detrás de la nueva película de Netflix

"No miren arriba": la ciencia detrás de la nueva película de Netflix

Por: Florencia Luna

"Don't look up", o "No miren arriba" para los hispanohablantes, es una película sobre, según su propia descripción en Netflix, dos astrónomos que realizan una gira mediática para advertirle a la humanidad de un cometa mortal que está en rumbo de colisión con la Tierra

La urgencia de la situación a la que se enfrentan Leonardo DiCaprio y Jennifer Lawrence en los papeles del Dr. Randall Mindy y la Dra. Kate Dibiasky, respectivamente, es tal que en un momento lleva a la incredulidad del astrónomo, "¿Es esto real? ¿Es esto una maldita broma?", grita con desesperación. Y no es para menos: la Dra. Dibiasky descubrió un cometa y, según los cálculos de los científicos, chocará contra la Tierra en exactamente seis meses, diez días, dos horas, 11 minutos y 41 segundos. La humanidad será aniquilada, junto con la mayoría de las otras especies, pero a nadie parece importarle.

¿Qué tan probable es que ocurra un evento de tal magnitud? ¿Cómo se prepara la comunidad científica para enfrentar este conflicto y alertar al público? Desde Filo.News le preguntamos a Amy Mainzer, Dra. en Astronomía, científica líder en detección de asteroides y defensa planetaria, investigadora principal de la NASA para la misión Near-Earth Object Wide-field Infrared Survey Explorer (o Explorador de Infrarrojos de Campo Amplio de Objetos Cercanos a la Tierra) y asesora científica de la película. 

El cometa del que pretenden advertir en esta comedia de ciencia ficción es uno al que en algún momento alguien describe, por su tamaño, como un "asesino de planetas", una especie de Estrella de la Muerte pero sin toda la tecnología espacial ni un Imperio Galáctico detrás queriendo destruir intencionalmente el hogar que vio nacer a la princesa Leia. 

Ahora, ¿podría un cometa de este tipo dar contra la Tierra y acabar con la humanidad? ¿Cuáles son las chances de que ocurra? "La buena noticia es que son realmente muy muy pequeñas", responde Mainzer. "No es algo de lo que haya que preocuparse en la vida diaria, es extremadamente raro. Y la buena noticia es también que eventos realmente grandes como el que acabó con los dinosaurios o el que mostramos en la película solo ocurren una vez cada cien millones de años aproximadamente".

"Dicho esto, es realmente difícil predecir exactamente lo que sucederá en los próximos 100 años por ejemplo, hablando en una especie de escala de tiempo humana si se quiere. Por esta razón, los astrónomos y científicos salen y buscan los objetos. Es decir, buscamos en el cielo y tratamos de encontrarlos; una vez que lo hacemos, intentamos hacer un seguimiento de hacia dónde se dirigen. Entonces no es algo de lo que realmente tengamos que preocuparnos mucho".

Por otro lado, afortunadamente, abordar esta cuestión no es algo que involucre a unos pocos. Según cuenta la astrónoma, cuando se trata de impactos de asteroides y cometas, la NASA, las Naciones Unidas y la comunidad internacional se encarga de estudiar este (potencial) problema. "De hecho, han estado haciendo una serie de ejercicios en los que reunieron a todo el mundo y planificaron un escenario en el que simulan un impacto. En otras palabras, juntamos a los gobiernos de todos los diferentes países que puedan en una habitación y, literalmente, durante cerca de una semana simulamos lo que sucedería si descubrimos un asteroide que no nos gusta, que parece que se está acercando demasiado".

"Estos ejercicios se han realizado durante unos diez años y realmente ayudaron a comprender cómo comunicar, cuáles son las vías importantes de comunicación, a quiénes se notifica, cómo lo hacemos, cómo difundimos la información y si tenemos para eso a un grupo de personas que conocen el tema en todos los países del mundo".

Y a este respecto, una cuestión clave que el director Adam McKay logró plasmar con bastante más humor del que —sospecho— nos daría a la gran mayoría de nosotros: ¿cómo comunicar con precisión amenazas serias? ¿Qué papel tiene la comunidad científica y cuáles son las consecuencias de no escuchar?

Para la investigadora de la NASA, este es exactamente el punto de la película y uno muy importante en lo personal. "Vivimos en una época en la que lo estamos experimentando de manera tan directa: el cambio climático, la pandemia, las temperaturas extremas... Todo tipo de cosas que realmente requieren la comprensión de la ciencia para tomar buenas decisiones y políticas públicas. Es realmente importante que como sociedad tomemos decisiones basadas en la ciencia porque estas son cosas que están sucediendo, ¿verdad? Y es muy importante que utilicemos el conocimiento que tenemos para tener los mejores resultados posibles. Para mí la película realmente habla de eso".

La gran noticia, enfatiza, es que este trabajo de aprender como comunicar de una manera apropiada está en marcha y "la gente está tratando de asegurarse de que realmente existe un plan".

Preparándonos para una real amenaza

Por más lejana que nos parezca esta posibilidad, no hace mucho la misión DART de la NASA y la Agencia Espacial Europea que busca probar tecnologías para prevenir un impacto de un asteroide peligroso en la Tierra despegó con éxito en un cohete SpaceX Falcon 9 desde la Base Espacial Vandenberg, en California, Estados Unidos.

No vamos a contar qué pasa en la película por si todavía no la viste, pero en este caso (digamos, la vida real), la estrategia consiste en desviar un asteroide binario (es decir, compuesto por dos asteroides que se orbitan mutuamente) cercano a la Tierra cambiando ligeramente su órbita. En sí mismo el asteroide no representa ninguna amenaza, pero la misión sirve para aprender a proteger la Tierra.

Mainzer, que recordemos se dedica entre otras cosas a la detección de asteroides y a la defensa planetaria, describe esta misión como una prueba para, esencialmente, ver si la órbita de un asteroide puede cambiarse deliberadamente de una manera que sea detectable. "Por tanto, es un experimento importante para verificar que esto se pueda realizar en circunstancias controladas. Existen otras técnicas para alejar un asteroide, pero todo depende de si se dispone del tiempo suficiente", explica.

"Imaginate tomar una nave espacial realmente masiva, muy grande, y simplemente usarla para que su fuerza de gravedad saque lentamente al asteroide del camino", ejemplifica. "Es algo que requiere mucho tiempo. Entonces, al final, todos estos experimentos requieren que salgamos y encontremos los asteroides y los cometas y los rastreemos para saber a dónde van a ir", señala. En pocas palabras, no es algo que se pueda resolver de la noche a la mañana, así que mejor tener un plan.

Ilustración de la nave espacial DART, que despegó el 24 de noviembre de este año y cuyo impacto se calcula que ocurrirá a fines de septiembre del 2022.

La experiencia de ser asesora científica

El camino de un investigador o investigadora puede ir por muchos lugares pero ser la persona encargada de la base científica de las 2 horas y 25 minutos que vamos a pasar pegados frente a la notebook o a la pantalla grande (la película está disponible en cines y se estrena en Netflix el 24 de noviembre) quizás no sea uno de los trabajos más comunes.

En el caso de Amy Mainzer, no solo fue la asesora de "No miren arriba", sino que ya tiene una considerable experiencia trabajando para la pantalla chica: aparece en varios episodios de la serie "The Universe" de History Channel, en el documental "Stellar Cartography: On Earth" incluido en el lanzamiento de la película Star Trek: Generations y también se desempeñó como consultora científica y presentadora en "Ready Jet Go!", una serie animada del creador de ¡Oye Arnold!, producida por PBS Kids junto al Jet Propulsion Laboratory de la NASA, que enseñaba sobre ciencia y astronomía.

Y sobre su más reciente intervención, la que la llevó a trabajar junto a reconocidas celebridades como Meryl StreepJonah Hill Cate Blanchett, además de los ya mencionados protagonistas, cuenta: "Fue una gran experiencia para mí, como científica, trabajar con un equipo que está tan interesado en la ciencia. Tenían mucho interés en retratar a los científicos como seres humanos, realmente tratando de mostrar el proceso de la ciencia, cómo es trabajar con estudiantes, cómo es para profesores y estudiantes el tipo de interacción, y también cómo es cuando los científicos tienen malas noticias para dar al público. ¿Como hacemos eso? Nosotros, como seres humanos y científicos, ¿cómo comunicamos de manera eficaz las noticias que estamos aprendiendo? Y como podés ver, hacemos nuestro mejor esfuerzo, pero no siempre sale según el plan. Fue una buena experiencia trabajar con este equipo, fue genial".

En esta nota:

Comentarios